Hace días que sigo la noticia del último suicidio de V.R. que ha tenido eco a los medios de comunicación.

https://elpais.com/sociedad/2019/05/31/actualidad/1559317330_932676.html

https://www.elmundo.es/yodona/lifestyle/2019/05/29/5ceea2cc21efa0ba668b46dc.html

Plantea un gran debate, la asunción de la responsabilidad individual y colectiva. En la mayoría de los artículos que he leído, artículos, facebook … Se condena a todo el mundo que ha visto y ha compartido el vídeo. Y así es, legalmente todos aquellos que han difundido y compartido el vídeo han delinquido y tendrán que responder ante la ley. Pero, ¿lo ponemos todo en el mismo saco?

Me impresiona tratar una persona de 32 años como si fuera un adolescente de 13 y, la tendencia social simplista a dividir el mundo en buenos y malos, agresores y víctimas, derechas e izquierdas … El mundo polarizado.

En el famoso caso J. del país vasco – el menor de 14 años que se suicidó por acoso escolar- se estableció que los agresores habían inducido de manera indirecta el suicidio. La sentencia condenó a los chicos y, posteriormente, a los padres (con y por la responsabilidad civil de los actos de sus hijos). Era un menor. Con una persona con 32 años, ¿se puede aplicar el mismo criterio? ¿Toda la responsabilidad de haber tomado la decisión del suicidio es de los otros? ¿En qué momento la decisión individual de poner fin a tu vida está sólo en manos de los otros? Me surgen dudas.

Los profesores que no sabéis qué hacer en tutoría estas últimas semanas podéis diseccionar la noticia. Y las familias que queréis promover el espíritu crítico, también. ¡Estas cositas son las que no tenemos que dejar de hablar!

Temas: libertad individual y colectiva, responsabilidad individual y colectiva, autoestima, presión social, mass mèdia, autoconcepto, sentido peyorativo de la palabra puta, relación social entre ninfòmana – libertad sexual-prostitución , la extorsión, el morbo, el pudor, el suicidio, gestión positiva del conflicto, los secretos familiares, sinceridad y/o franqueza en las relaciones, confianza …

Como decía Sartre: el infierno es la mirada de los otros… ¿Si los dejamos, no?

Y para mí, lo más doloroso, unos hijos con un mochila familiar que ojalá los adultos que los rodean encuentren formas de hacerla más ligera de cargar.