En casa, por mi trabajo, recibimos la revista VIVIR EN FAMILIA. Os quiero compartir la editorial de este meS. Gracias Miquel Àngel por una editorial tan sentida.
Miquel Àngel Alabart – Editor y Director VIURE EN FAMÍLIA nº74

I Have a Message for You from The New York Times on Vimeo.

«El año 1943 cuando iban en un tren cargado de personas judías camino de Auschwitz, la Clareta y su compañero tomaron una decisión terrible: abandonar el padre moribundo de ella en el vagón y saltar del tren en territorio belga, antes de que fuera demasiado tarde. Nunca lo volvieron a ver. Torturada por la culpa durante 20 años, un día de 1962 la mujer paseada por una calle céntrica de Tel AviV cuando alguien se le acercó: » hace 20 años que te busco» le dijo «tú eres la Clareta, verdad?» . Y la mujer, sorprendida, asintió. «Yo era en el tren con tu padre cuando murió, pero poco antes nos dijo a los que lo rodeábamos, «si nunca veis mi hija, decidle que soy el padre más feliz del mundo».
Esta deliciosa historia es narrada magistralmente en el mini documental Y Have A Message, de Matan Rochlitz … segundo premio del World Press Photo de este año (…)
Cómo dice Bert Hellinger, quizás hay padres y madres que no aman a sus hijos e hijas, pero todos los hijos e hijas aman a sus padres, aunque a veces con un amor ciego. Y una de las causas de este amor ciego es el que nos trae, a veces, a querernos hacer cargo de nuestros padres, de su dolor, de sus cargas, incluso comprometiendo la plenitud de nuestra vida. Y algunas veces el dilema es como el de la Clareta: sacrificarse por los padres o hacer el salto hacia la vida. Yo creo firmemente que dentro de cada cual de nosotros hay una sabiduría sobre lo que es adecuado, sobre lo que la vida espera de nosotros, que es que sigamos el sentido único que ella tiene: saltando adelante. Los padres y las madres tenemos cuidado de nuestros hijos e hijas, y ellos tendrán cuidado de los suyos o de aquello que creen.
Ojalá como la Clareta, todos y todas pudiéramos recibir este mensaje de nuestros padres, allá donde estén. Y ojalá todos y todas podamos sentir y dar este mensajes a nuestros hijos e hijas «que escojas vivir es lo que me hace feliz».